Remedios naturales para tener unos labios suaves

Los labios son una parte delicada y muy sensible de nuestro cuerpo, a la cual no prestamos suficiente atención. ¿Quién no ha tenido nunca los labios cortados, agrietados o resecos?. Molesta muchísimo. Como siempre hay más de una manera de solucionar estos problemas, la dieta y las cremas o brillos protectores labiales.


La piel de los labios sufre las inclemencias meteorológicas (frío, viento, lluvia, calor), razón por la que debes hidratarlos regularmente. No te creas que los labios solo deben protegerse cuando hace frío o cuando te vas a esquiar, pues este tipo de piel es sensible tanto para el frío como para el calor. Igual que te proteges la piel de todo el cuerpo cuando te expones al sol, acuérdate también de tus labios y protégelos. Evitaremos también ese mal hábito de estirarnos las pieles de los labios que están resecos y de mojarlos continuamente con la lengua, ya que lo único que conseguiremos es agrietarlos. Para saber si unos labios están sanos deben ser suaves y blandos, y para conseguirlo nada mejor que la combinación de la Vitamina C con la Vitamina E.
Protectores labiales
Los productos naturales son un remedio seguro, aquí te propongo varias posibilidades que puedes hacerte tú misma en casa.

Labios abiertos: bálsamo de miel
Ingredientes: 2 cucharadas de miel líquida, 5 gotas de agua lavanda.
Preparación: mezcla bien los ingredientes y guarda el bálsamo restante en un tarro. Aplícalo en los labios cada noche, un poco antes de irte a dormir.

Labios agrietados: protector de aceite de almendras
Ingredientes: 3 cucharadas de cera virgen rallada, 3 cucharadas de aceite de almendras.
Preparación: se funde la cera al baño María y mientras lo remueves agregas el aceite de almendras. Cuando hagas la mezcla vierte los ingredientes fundidos en un molde pequeño y resistente al calor.

Labios resecos: crema de aceite de coco
Ingredientes: 1 cucharada de aceite de coco, media cucharadita de manteca de cacao, media cucharadita de aceite de calabaza.
Preparación: derrite la manteca de cacao al baño María e inmediatamente agrega los aceites, removiéndolos bien. Cuando aún este caliente viértelo en un molde apropiado.



Automasaje y forma de aplicación
Tanto da que el producto que elijas sea crema o bálsamo, su forma de aplicación será la siguiente:

Con el dedo índice y formando pequeños círculos ir aplicando la crema o bálsamo en toda la comisura de los labios (tanto labio inferior, como superior), seguidamente aplícalo por todo el resto del labio.
Con el mismo dedo deberás dar suave toques, sin realizar un arrastre de la crema o bálsamo, para intentar que penetre.
Por la noche aplicar una capa más gruesa en todo el labio, como si fuera una mascarilla y déjala unos 15 o 20 minutos para que ella vaya penetrando. Pasado este tiempo retira la cantidad sobrante con un palito con algodón (puedes utilizar los palitos de los oídos) y deja la cremosidad que quede en los labios sin retirarla.
Si la aplicación es por el día, aplícate la cantidad que te haga sentir cómoda. Con una fina capa ya tendremos suficiente. El paso tercero, es decir, el de la mascarilla por la noche debes hacerlo por lo menos de 1 a 2 veces por semana te aseguro que notarás una gran mejoría.


Mantenimiento para los labios sanos
Si tus labios están bien conservados y quieres mantenerlos hidratados y brillantes, prepara tu propio brillo de labios:

Manteca de cacao
Ingredientes: 6 cucharadas de manteca de cacao, media cucharadita de cera virgen rallada.
Preparación: funde la cera al baño María mézclala con la manteca de cacao. Remueve bien hasta que adquiera una consistencia liquida. Por último pon la mezcla en un molde pequeño y resistente al calor.

Abrillantador de aceite de ricino
Ingredientes: 9 cucharadas de lanolina, 1 cucharada de aceite de ricino, 1 cucharada de aceite de lavanda.
Preparación: mezcla bien los ingredientes y envasa el liquido resultante.

Design konnio.com

eXTReMe Tracker